Ancestría paterna

El cromosoma Y, determinante del sexo masculino, es heredado de padres a hijos varones prácticamente sin modificaciones. A partir del estudio del ADN del CrY es posible conocer los movimientos migratorios de los antecesores masculinos. Los individuos que presenten un grupo de variaciones específicas (haplogrupo) pueden adscribirse a una misma región geográfica y si además comparten todas las variantes analizadas en su perfil genético del CrY (haplotipo) pertenecerán al mismo linaje paterno ancestral, es decir compartirán un mismo ancestro varón en común.

Las mujeres también pueden conocer su historia familiar paterna con una muestra de ADN de un familiar de sexo masculino por línea paterna (padre, hermano, tío, abuelo, etc.) parten las mismas mutaciones y que definen un mismo origen étnico-geográfico.